Si quieres hacer una escapada de fin de semana a un sitio con encanto, te recomendamos visitar Alarcón.

Es un precioso pueblo a sólo 2 horas de Madrid y a 1 hora de Cuenca que merece la pena, no sólo por el pueblo, sino también por sus impresionantes alrededores.

¿Qué ver en Alarcón?

Lo primero que verás al entrar, es la muralla que rodea todo el pueblo. Se ha conservado bastante bien y tiene incluso las torres de vigilancia. Para llegar al centro tendrás que atravesarlas y entonces descubrirás en lo alto, el bonito castillo. ¡Realmente parece sacado de un cuento de hadas!

Entrada en la fortaleza de Alarcon

Puedes dar un agradable paseo por el pueblo y visitar sus monumentos. (Si quieres más información o contratar una visita guiada, acércate a la oficina de turismo.) Alarcón tiene varias iglesias góticas que fueron construidas en los sXII y XIII, además de otros sitios de interés como la Plaza del Infante Don Juan Manuel.


Sendero de las Hoces de Alarcón:


Sin embargo lo que nos impresionó de este sitio, fueron sus peculiares alrededores. Para descubrirlos te recomendamos realizar el sendero de las Hoces de Alarcón. Una ruta circular de unos 7km muy facilita. Aquí puedes descargarte el track: Track Alarcón

La ruta comienza descendiendo por el lado Este de la muralla hasta el Puente del Picazo de origen romano. Luego asciende de nuevo y entonces recorremos unos 4km entre cultivos y encinas. En primavera disfrutarás de campos verdes manchados de rojo por las amapolas.

Cuando llegues a un cruce de caminos gira a la derecha dirección Alarcón.

Te adentrarás en un pequeño bosque hasta llegar al mirador, desde donde podrás admirar las impresionantes Hoces del Río Júcar. El agua tiene un color esmeralda que contrasta con el verde y gris de las rocas, creando un paisaje precioso. (Puedes verlo en la siguiente foto, te aseguramos que no tiene ningún retoque, ¡el color es realmente así!)

Un poco más adelante puedes visitar la Torre del Cañavate, una torre Albarrana del sXIV que se conserva casi intacta. Estas torres actuaban como primera defensa del castillo y se encuentran fuera de las murallas.

La siguiente torre defensiva con la que te encontrarás es la Torre de los Alarconcillos. Es bastante peculiar ya que parece más un castillo en miniatura que una torre.

Finalmente descenderemos hasta el Puente de Tébar, para luego subir de nuevo hasta el punto de partida atravesando las lomas de jardines del castillo.

Si quieres, puedes descargarte un mapa con más información sobre este sendero aquí: descargar mapa.

¿Dónde dormir?

Alarcón cuenta con muchas opciones de alojamiento, desde pensiones hasta hoteles con mucho encanto. Para una ocasión especial te aconsejamos alojarte en el castillo, y así vivirás la experiencia medieval completa. ¡Sí, sí, en el castillo! Lo reformaron convirtiéndolo en un espectacular parador, el Parador de Alarcón.

¿Dónde cenar?

También hay bastante oferta de restaurantes de todos los precios. Nos gustó mucho La Cabaña de Alarcón. La decoración es muy original, tiene terraza, muy buenas vistas, y se come muy bien.

Así que ya sabes, si te apetece pasar un fin de semana con encanto en Cuenca y además aprovechar y hacer una rutita, Alarcón es una buena idea.

Posted by:Viento de Cara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *